Lorena Gudiño

¿Cómo utilizamos al turismo para interconectar los especies y poblaciones para asegurar la funcionalidad de los sistemas bioculturales?

La pregunta tendría que ser desde mi punto de vista ¿Cómo armonizamos al turismo con la conservación y uso sustentable de los ecosistemas y la funcionalidad de los sistemas bioculturales?

En este sentido, hay que tener presente que:

  • No se genera un viaje sin expectativa ni emociones y,
  • México es un sitio privilegiado por su biodiversidad y por sus expresiones socio-culturales y artísticas

En este sentido, podríamos pensar que los turistas pueden encontrar y satisfacer sus expectativas, en prácticamente cualquier destino de nuestro país; sin embargo y pese a esa ventaja competitiva incluso en los destinos más conocidos de nuestro país, se ven rebasados en su capacidad de carga y no cuentan con la suficiente o adecuada oferta para todos los usuarios; o peor aún tienden a crecer por una sobre demanda, pero de una manera poco planeada ejerciendo una importante presión sobre los recursos naturales.

Para lograr un equilibrio, es fundamental comprender que el turismo es un negocio y por ende debe involucrarse tanto al sector público como al sector privado (inversionistas, desarrolladores, prestadores de servicios, etc.), para identificar, no sólo las amenazas socio-ambiental que se prevén alrededor un turismo mal planificado y depredador; sino para reconocer el riesgo de sus negocios en caso de no contar con ecosistemas sanos que provean de servicios de regulación, soporte, aprovisionamiento y culturales e identificar su vulnerabilidad ante el cambio climático.  Por lo tanto, para actuar identificando, financiando e implementando medidas de prevención, mitigación y adaptación y reconociendo como punto de partida que los recursos naturales y culturales son los principales atractivos turísticos.

El desarrollo de un destino turístico; depende de la información, la gestión y planeación del destino; es por ello que, para lograr una armonización del turismo con el medio ambiente y el desarrollo socio-cultural es fundamental: efectuar un ordenamiento y planificación integrada; fomentar mecanismos de cooperación e incentivos financieros; desarrollar políticas públicas integrales y transversales y fomentar la diversificación y especialización del turismo donde se asegure el desarrollo/ fortalecimiento de capacidades locales e involucrando a diversos actores clave buscando con ello lograr un ordenamiento del turismo de manera sostenible, que reconozca sí, al negocio del turismo como una fuente muy importante de generación de empleo y de desarrollo social, pero que se comprometa seriamente con la protección del medio ambiente, respetando y reconociendo que el abastecimiento de recursos como el agua o la belleza escénica dependen completamente de la conservación del entorno; así mismo; es fundamental que los procesos de inversión consideren criterios de conservación y uso sustentable de la biodiversidad; así como de adaptación al cambio climático basada en ecosistemas y desarrollo de las comunidades; para lograr con ello un círculo virtuoso de un turismo sustentable.

Si no se logra un cambio en los modelos de desarrollo turístico, y no se reconoce desde el sector que el crecimiento depende de una mejora calidad de servicios, y de gratas experiencias (que proveen los ecosistemas sanos y la riqueza cultural de cada sitio – incluyendo por supuesto la variedad gastronómica-)  que puedan generarse a partir de una visita; entonces los destinos corren el riesgo de tener el mismo destino desafortunado que Acapulco. Sin embargo ya existen casos de éxito que han permitido a algunos destinos repuntar; a partir de un replanteamiento de su modelo turístico y hoy son ejemplo de un manejo sustentable del destino; como es el caso de Huatulco; los cabos y en proceso Punta de Mita o Tulum. 

Sobre Lorena Gudiño

Lorena estudió biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, cursó el Programa de Estudios Avanzados en Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente LEAD en El Colegio de México, cuenta con diversos diplomados entre los que destacan Legislación y Gestión Ambiental por la UNAM; Cambio Climático y en Estrategias de Conservación para la Biodiversidad por el Instituto Tecnológico de Monterrey -ITESM, Gerencia Social y Políticas de Juventud por el FLACSO y la OEA y Gestión de Proyectos de Desarrollo por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ha fundado y pertenecido a diversas Organizaciones de la Sociedad Civil; ha sido consejera ciudadana para la PAOT del DF, la SEMARNAT e incluso del Periódico Reforma.

Encabezó diversos proyectos en materia de juventud y medio ambiente en colaboración con el  CECADESU- SEMARNAT y el PNUMA. Ha trabajado en diversas áreas con enfoque ambiental, y educativo, se desempeñó como Directora de Gestión y Educación Ambiental para el Desarrollo Sustentable en la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural del Gobierno de Chiapas; ha impartido conferencias, talleres, asignaturas y cursos a nivel nacional e internacional; así mismo ha publicado diversos artículos y materiales educativos, colaboró con la elaboración de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental para la Sustentabilidad en México de CECADESU- SEMARNAT, así como el Programa de Acción ante el Cambio Climático del Estado de Chiapas y desarrolló el Plan de Educación Ambiental para la Sustentabilidad del Estado de Chiapas bajo condiciones de Cambio Climático. Ha formado parte del equipo de Consultores de R-Evolution Consulting Group, Ideas Sustentables e INDABA Network y miembro del grupo de Expertos de Integración de la Biodiversidad asesorando a CONABIO, SECTUR y SAGARPA. Actualmente es asesora principal del Proyecto “Adaptación basada en Ecosistemas del Sector Turismo en México” proyecto dirigido por la Agencia Alemana de Cooperación para el Desarrollo Sustentable en coordinación con SECTUR, SEMARNAT, CONANP e INECC.