Irving González

La actividad del sector turismo es considerado entre una mezcla de sectores, susceptibles de generar un impacto rápido y generalizado en el corto y mediano plazo, en términos de ingreso y ocupación, inclusión social,territorial y de sustentabilidad. Algunos destinos turísticos, así como empresas y agentes de servicios turísticos están plenamente insertos en la economía global, sin embargo, el mismo sector turístico representa un potencial de desarrollo más amplio en el extenso territorio de una región, para lo cual tiene que resolver un gran reto desde la perspectiva del desarrollo productivo local orientado a los mercados subregionales o regionales, basado en el aprovechamiento de activos locales.

Es por ello que distintos actores sociales (gobierno, empresas privadas, académicos, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales, representantes de pueblos originarios, entre otros) demanden que el turismo sea una palanca de desarrollo. No obstante, primero se debe reflexionaren qué tipo de desarrollo se desea en cada territorio y en cómo alcanzar el objetivo de impulsar el desarrollo de distintos sectores productivos de toda una región reagrupando sus capacidades productivas y asociativas para el despliegue del turismo en todas sus dimensiones. Si bien, no existe una fórmula para encadenar los sistemas de producción local en una región, si se pueden sugerir algunas recomendaciones generales en cómo podrían coadyuvar para aumentarla rentabilidad social, la distribución de beneficios y el cuidado del entorno:

  • El turismo es una actividad que agrupa una mezcla de distintos sectores. Donde el turismo no llega a reemplazar a las actividades que se han realizado por generaciones pasadas, sino a agruparlas e impulsar a las ya existentes así como a fortalecer los valores simbólicos, étnicos, culturales y ambientales de la zona.
  • El turismo reconoce que cada territorio cuenta con un contexto en distintas dimensiones: histórico, político, cultural, económico, social, étnico y ambiental; si bien, cada territorio persigue distintos objetivos de rentabilidad, distribución y cuidado del entorno, actualmente la planificación del turismo persigue la inclusión social, el desarrollo territorial y la sustentabilidad a través del trabajo cooperativo de toda la cadena de valor.
  • El turismo cuenta con distintos enfoques de desarrollo, por lo que considerando que no existe un único tipo ideal, sino un conjunto de varias formas que se pueden empalmar o integrar, es importante que los actores locales y regionales definan el tipo de desarrollo turístico que desean de manera colegiada o en comunidad para alcanzar beneficios en común.
  • El turismo aporta un enfoque de coordinación regional que promueve la interacción de los actores gubernamentales, académicos, de la sociedad civil y empresarial, que comparten experiencias y contribuyen a la identificación de áreas de oportunidad de toda la cadena de valor en las que puedan materializarse los propósitos de su desarrollo turístico.
  • Finalmente, el turismo permite observar este gran crisol de distintos sectores que interactúan en una localidad, ya que cada agente contribuye en aumentar: el valor global del producto turístico, el grado de cooperación social-empresarial y la participación de los distintos actores dentro de la industria, resultando en una mayor o menor satisfacción de la experiencia turística.