La actividad del sector turismo es considerado entre una mezcla de sectores, susceptibles de generar un impacto rápido y generalizado en el corto y mediano plazo, en términos de ingreso y ocupación, inclusión social,territorial y de sustentabilidad. Algunos destinos turísticos, así como empresas y agentes de servicios turísticos están plenamente insertos en la economía global, sin embargo, el mismo sector turístico representa un potencial de desarrollo más amplio en el extenso territorio de una región, para lo cual tiene que resolver un gran reto desde la perspectiva del desarrollo productivo local orientado a los mercados subregionales o regionales, basado en el aprovechamiento de activos locales.

Es por ello que distintos actores sociales (gobierno, empresas privadas, académicos, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales, representantes de pueblos originarios, entre otros) demanden que el turismo sea una palanca de desarrollo. No obstante, primero se debe reflexionaren qué tipo de desarrollo se desea en cada territorio y en cómo alcanzar el objetivo de impulsar el desarrollo de distintos sectores productivos de toda una región reagrupando sus capacidades productivas y asociativas para el despliegue del turismo en todas sus dimensiones. Si bien, no existe una fórmula para encadenar los sistemas de producción local en una región, si se pueden sugerir algunas recomendaciones generales en cómo podrían coadyuvar para aumentarla rentabilidad social, la distribución de beneficios y el cuidado del entorno: