Guillermo Punzo Sauzo

Gobernanza: participación incluyente, abierta y transparente. El caso de Quebec.

 La participación ciudadana abierta, incluyente y transparente en proyectos turísticos es fundamental, así como el adecuado manejo de los visitantes a dichos proyectos. El caso de Quebec tiene ciertas particularidades que lo vuelven un buen ejemplo de cómo involucrar a las comunidades provee beneficios ambientales y sociales muy palpables, al mismo tiempo que se fortalecen las estructuras locales de gobierno.

Debido al tamaño de la provincia y su escasa población (8 millones de habitantes en un territorio ligeramente más pequeño que el de México, donde más del 70% está concentrado en un radio de 500km), la industria turística se ha desarrollado de forma muy particular, al prevalecer pequeños desarrollos comunitarios sobre grandes resorts.

De la misma manera, y gracias a la baja densidad poblacional y la gran diversidad natural de la provincia, el ecoturismo toma un rol fundamental, al contar con innumerables opciones de actividades al aire libre: caminata, esquí, pesca, canotaje, avistamiento de fauna, campamentos, etc. Por ello, un alto porcentaje de los turistas que visitan Quebec incluyen en su estadía al menos la visita a un parque o área natural protegida.

Los prestadores de servicios, en su mayoría, son pequeños empresarios locales. Fuera de las ciudades o centros de esquí, la presencia de cadenas hoteleras o restauranteras es prácticamente inexistente. De la misma manera, en el caso de los territorios donde una etnia (como los Cree o los Innu) sean mayoría, la industria turística es totalmente administrada por un ente separado, llamado Quebec Aboriginal. Este organismo, formado totalmente por miembros de las comunidades, es el encargado de regir a las empresas locales prestadoras de servicios.

Al empoderar a las comunidades indígenas y a los pequeños empresarios como únicos administradores de la industria turística en sus territorios, surgen indudables beneficios:

  • Los ingresos, en su mayoría, se quedan en las mismas comunidades, generando liquidez y fomentando el crecimiento económico.
  • Se incentiva a cuidar el medio ambiente y los atractivos naturales, al ser el patrimonio de la localidad y una de las fuentes principales de ingresos.
  • Se otorga el poder de decisión a los mismos habitantes de la comunidad, animando la participación política en las decisiones que influirán en su desarrollo económico. Sin duda el modelo comunitario y de pequeñas empresas locales otorga grandes beneficios en regiones donde el turismo de masas no está totalmente desarrollado y donde el equilibrio ambiental es una prioridad. El gobierno de Quebec, consciente de ello, ha enfocado sus esfuerzos en los Planes de Desarrollo Turístico regionales, donde se da un fuerte impulso al desarrollo comunitario y teniendo como eje rector el desarrollo sustentable. Ejemplo de ello es el Plan Turístico de la Región al Norte del Paralelo 49.

Guillermo Punzo Sauzo es Agregado comercial en la Delegación General de Quebec en México