Marcela Bautista Grimaldo

Se dice que una de las “bondades” de la actividad turística consiste en su contribución al fortalecimiento de la economía local y la cultura, sin embargo, esta no se aprovecha de manera adecuada, incluso, en muchas ocasiones ni siquiera se considera.

Visualicemos: en el negocio del turismo, no podemos empacar los productos y llevarlos al “mercado” o al consumidor, sino, éste es quien tiene que ir hasta “el sitio de producción” para consumirlo, es entonces que se generan oportunidades de diversos tipos:

  • El visitante consume lo que tiene a disposición para satisfacer sus necesidades primarias, de descanso y recreacionales, pero ¿Qué le ofrecemos: productos locales o de fuera; basados en nuestra identidad o ajenos a ella?, ¿A quiénes elegimos como proveedores? Tenemos que ocuparnos más en dirigir estas oportunidades de negocio a nuestras comunidades, jóvenes y mujeres que demandan oportunidades de desarrollo, desde el sector turístico pueden apoyarse emprendimientos fungiendo como puntos de venta.
  • El visitante es susceptible de ser educado y de adaptarse a los cambios necesarios, por ello la común frase de: “al pueblo que fueres, haz lo que vieres”… pero, ¿Qué le enseñamos a nuestros visitantes, a valorar lo que nosotros somos, a respetar la naturaleza y aprender de ella, o a qué le estamos dando más valor?

Si lo pensamos bien, y se trabaja en la lógica de la cadena de valor, podemos enriquecer la experiencia de los visitantes al ponerle a disposición productos diferenciados, propios de cada región o destino, esta diversidad puede dar oportunidad al descubrimiento del mismo territorio a través de nuevas formas de apreciación. Y, si a esta fórmula (si la podemos llamar así) le adicionamos la característica de una producción limpia, sustentable, amigable con la biodiversidad, estaremos logrando varias cosas de manera simultánea además de las meramente económicas:

  • Estaremos colaborando en permear elementos de educación ambiental en la cultura colectiva, y contribuyendo a fortalecer la conciencia para mantener un entorno más saludable para las poblaciones locales;
  • Estaremos generando oportunidades de empleo y negocio para las poblaciones locales y grupos que merecen atención especial como jóvenes y mujeres para insertarse en los mercados con sus saberes tradicionales o las habilidades que poseen.
  • Ayudaremos a aperturar mercados para esos productores locales que cuentan con una inversión, un trabajo andado, un buen producto y no tienen mercado.

Podemos hacer que el turismo funcione mejor. Más allá de los indicadores de rentabilidad, trabajemos por la sustentabilidad, hagamos que esos atributos de desarrollo y beneficios locales del turismo, sean una realidad.

Sobre Marcela Bautista Grimaldo

Licenciada en Turismo con especialidad en planeación y desarrollo, egresada del Instituto Politécnico Nacional, tiene más de 20 años trabajando en el sector del turismo de naturaleza, formulando proyectos, planes de negocio y otorgando consultorías y capacitación en distintos Estados de la República Mexicana, trabajando casi siempre para comunidades indígenas y rurales.

Actualmente dirige su propia empresa de turismo, la cual participa en el marco del PSPSB como Grupo Técnico Local, forma parte de la Red Nacional de Mujeres Rurales y es presidenta del Grupo de Acción Local para el desarrollo territorial de la región de la Selva en el Estado de Chiapas.

Elizabeth López García

Parque Ecoturístico Toltenco Mágico Xochimilco . CDMX .

El ser parte de mi Centro Ecoturístico me ha ayudado a ver un panorama más amplio respecto a la gran importancia y responsabilidad de lo que es la convivencia de nuestros proyectos con la biodiversidad existente en cada diferente entorno. Cada capacitación o encuentro con personas de diferentes lugares o Paraísos me ha ayudado a mejorar a crear nuevas alternativas y soluciones para nuestra comunidad .

Me agrada la naturaleza en sus diferentes tipos de ecosistemas  , así mismo la vida animal de diferentes entornos o lugares . ( flora y fauna )

Me interesan  los temas sobre la devastación forestal y ambiental ,causas y prevención .

Me agrada convivir con el medio ambiente realizando paseos y compartiendo conocimientos experiencias con la gente para juntos hacer conciencia y trabajar sobre soluciones .

En  nuestro paraíso creemos firmemente en la educación ambiental y cultural a temprana edad , impartiendo talleres del peligro de extinción de animales exóticos y endémicos de nuestra zona Xochimilco, así como la importancia de como aprended a convivir con nuestro entorno y como rescatarlo .

¿Cómo puede aportar el turismo para encadenar los sistemas de producción local para aumentar la rentabilidad social, la distribución de beneficios y el cuidado del entorno?

 

Al llegar el turismo a cierta área específica, se crea la necesidad de un sistema de servicios para el bienestar de los visitantes todo enfocado y recalcando a la apreciación del lugar, mismos que generan ingresos para la misma comunidad, entre más visitantes más ingresos x eso es necesario e indispensable que las mismas personas se capaciten en las diferentes áreas del sector... historia, arte, cultura, manufactura de artesanías, gastronomía, hotelería, y lo más importante el cuidado del lugar para tener una buena imagen en la promoción y difusión... Y sea un circulo de crecimiento y bienestar.

Víctor Chalé Góngora

En principio es conveniente señalar que, en ningún caso, el turismo es una actividad prioritaria para los gobiernos, diera la impresión de que, después de muchos años, no hemos logrado consolidar a la actividad como una prioridad para el desarrollo económico social y cultural en las comunidades (a pesar de múltiples y grandes ejemplos). Me parece que el tema pasa por una falsa apreciación: se piensa que el turismo es una actividad para las clases económicamente fuertes y que sus beneficios (de toda índole) no podrían alcanzar a las clases menos afortunadas en la escala social y económica.

En todo caso, para dar respuesta a la pregunta, me parece que el tema debería ser el resultado de una gestión planificada, en el ámbito de cada comunidad. Diera la impresión que, en la mayor parte de los casos, se parte de una serie de improvisaciones, ocurrencias o caprichos del político en turno; poca atención se presta a las propuestas técnicas o científicas que los estudiosos de la actividad realizan.

Sería menester elabora, para cada comunidad que aspire a transformarse en un destino turístico (de los que hay pocos en la región), elaborar un programa de desarrollo turístico con una base de sustentabilidad y el apoyo de todos los actores que forman parte del Sistema en la localidad, con bases claras de participación, seguimiento, compromisos y aportaciones, en las que el interés de la comunidad sea lo que prevalezca...

Un saludo a los participantes de este interesante encuentro, deseando que las conclusiones que de este se deriven, sean de utilidad para el desarrollo del turismo en la Región.

Sobre Víctor Chalé

Licenciado en Turismo por la Escuela Superior de Turismo del Instituto Politécnico Nacional de México; Maestría en Administración de Empresas, por la Universidad del Valle de México Lomas Verdes; postgrado en Planificación del Desarrollo Turístico en el Centro Interamericano de Capacitación Turística de la Organización de Estados Americanos (México); postgrado en Marketing y Promoción Turística en el Centro Interamericano de Capacitación Turística de la Organización de Estados Americanos (Argentina); diplomado en Administración de Instituciones Públicas por la Universidad de California Berkeley y, entre otros estudios ha participado en el Prácticum de la OMT y el curso de Auditores de la Fundación Themis-OMT. Actualmente realiza estudios de Doctorado en el Programa de Doctorado Internacional en Turismo de la Universidad Anáhuac México Norte, con el tema “Modelo para la Gestión Planificada de los Destinos Turísticos”.

De 1980 a 2005, desempeñó diversos cargos dentro de la Secretaría de Turismo del Gobierno de México, entre los que destacan: Director de Promoción Nacional, Coordinador del Programa Centros de Playa, Director de Planeación, Coordinador de Asesores del Subsecretario de Planeación Turística y Director General de Desarrollo de la Cultura Turística. En la Asamblea Legislativa del Distrito Federal fungió como Secretario Técnico de la Comisión de Turismo, para la elaboración de la Ley de Turismo del Distrito Federal, en el periodo 2009-2011.

Consultor Independiente para la Organización Mundial del Turismo y para la Fundación UNWTO.Themis en temas varios relacionados con el turismo.

Catedrático en diversas universidades de México y diversos países de América y Europa. Director de la Escuela Superior de Turismo del Instituto Politécnico Nacional de México, en el periodo 1990 – 1991.

Hasta diciembre de 2015 Director General Adjunto en el Instituto de Competitividad Turística (ICTur) de la Secretaría de Turismo del Gobierno de México y a partir de enero de 2017, Coordinador de la Licenciatura en Administración Turística en la Universidad Anáhuac México, Campus Sur.

Ana Ximena Pérez Cruz

El turismo biocultural responsable es la mejor manera de brindar información para generar reflexión en las personas sobre el valor de la protección de los espacios rurales ya que se vive “de primera mano” la experiencia y se ve la complejidad de su mantenimiento.

Mejora la vida de quienes son custodios de los espacios, desarrolla la valoración de lo propio y empodera a las comunidades no solo en temas económicos sino de calidad de vida en general.

Sobre la Lic. Ana Ximena Pérez Cruz

Coordinadora del Mercado de Productores, Capital Verde

Consultora del proyecto Cadenas Cortas Agroalimentarias FAO

Lic. en Desarrollo y Gestión Interculturales, mis estudios han estado enfocados en temas de agroecología y alimentación en la Ciudad de México. He asistido proyectos de consumo.

Soy consultora de cadenas cortas de agroalimentarias para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y consultora en la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades de la Ciudad de México.

Coordino el Mercado de Productores, Capital Verde un espacio donde productores de la Ciudad de México se relacionen de manera directa con consumidores urbanos

Alonso Castellot

Analista de negocios, con 30 años de trayectoria en medios de comunicación. El último proyecto fue RED Empresarial en Radio RED FM, que duró 13 años al aire y es columnista en publicaciones de negocios y responsabilidad social.

Imparte conferencias y talleres sobre Modelos de Gestión Sostenible y el Ecosistema 4.0 (la 4ª Revolución Industrial).

Maestro en Administración egresado de Dublin Business School y Liverpool John Moores University, con postgrado en competencia, como empresario desde 1985 ha encabezado 17 proyectos en diferentes áreas de negocios y participado activamente en organismos empresariales y filantrópicos en México y Europa. Actualmente es Socio de Intelistregia, ayudando a las organizaciones para elevar la calidad y efectividad de su Comunicación.

José Manuel Vilchis Vilchis

El ser parte de Parque Ecoturístico Corral de Piedra, Amanalco, me ha permitido desarrollar una alternativa económica que lleva implícito el cuidado del medio ambiente y la preservación del territorio, una manera de compartir con otras personas las bondades de la naturaleza que existen en nuestras latitudes, pero sobre todo poner en práctica la multidisciplinariedad de mi formación profesional, disfrutando de transmitir conocimientos e enriquecer la cultura de los visitantes.

Cualidades personales:

Las cualidades personales que me han ayudado a trabajar en pro de la Biodiversidad son: facilidad de palabra, fascinación y admiración el medio ambiente, facilidad en la operación de herramientas, conocimientos básicos de medio físico.

He tomado las siguientes capacitaciones: Curso sobre Ordenamiento Territorial, Curso en Administración Pública, Curso de Calidad de Agua mediante Análisis de Macroinvertebrados, Especialista en Incendios Forestales, Diplomado en Protección Civil, Curso sobre Agricultura Orgánica,Meteorología e Hidrología, Análisis de Cartografía, Geomorfología y Geología.

Berenice Naranjo

Fórmulas de producción y consumo responsable que aseguren  el cuidado ambiental y la distribución de beneficios del turismo al tiempo que aumentan la competitividad de las localidades turísticas.

En nuestra economía actual,  el consumidor responsable y proactivo es el principal protagonista del mantenimiento o transformación de los patrones socioeconómicos de consumo. En ese sentido, el principal reto consiste en evaluar nuestros actuales patrones de consumo, identificar nuestras áreas de oportunidad y  modificar o cambiar éstos  hábitos, para que juntos podamos construir una sociedad equilibrada que nos brinde una mejor calidad de vida.

El consumo es una actividad presente en todas las sociedades y en todas las épocas; sin embargo, es hasta el siglo XX cuando se reconoce que el ser humano estructura todas sus relaciones humanas en torno al consumo. En otras palabras, el ser humano siempre ha consumido, pero recientemente esa actividad se convirtió en el eje de su vida y su razón de ser. En la actualidad ya no consumimos solo para sobrevivir, sino para identificarnos y ser aceptados por un grupo social, para suplir carencias emocionales o para tener cierto estatus ante los demás. Hoy en día los consumidores son “los promotores del producto y (a la vez) el producto que promueven”.  Anteriormente se producían objetos para satisfacer necesidades, Hoy se crean necesidades que solo se satisfacen con determinados objetos.

El consumo sustentable incumbe a todos los seres humanos porque su fundamento es ético: nuestras decisiones de consumo tienen consecuencias y es necesario asumirlas. La educación en el consumo responsable es la única estrategia que a largo plazo transformará hábitos de consumo.

El reto más importante es lograr el uso eficiente de los recursos, es decir, hacer más y mejores cosas con menos recursos. Identificar nuestras necesidades básicas es primordial para dar el primer paso hacia una reflexión que nos permita hacer cambios estratégicos en nuestro estilo de vida.

En resumen, son dos grandes pilares fundamentales para el desarrollo de un consumo responsable, la sostenibilidad de la vida, en su dimensión  ambiental y la de Justicia social en sus aspectos de equidad, solidaridad y redistribución.

Sobre Berenice Naranjo

Contador Público, Empresaria, experta en Finanzas Personales, Desarrollo de Proyectos Empresariales, Planeación Patrimonial y, Prevención de Lavado de Dinero,  brinda asesoría Fiscal, Contable y Financiera a Empresas tanto Nacionales como Internacionales.

Ha colaborado en medios de comunicación como Radio, Televisión y Medios Impresos con entrevistas y editoriales de Finanzas Personales. Imparte cursos de diversos temas contables y financieros.

Irving González

La actividad del sector turismo es considerado entre una mezcla de sectores, susceptibles de generar un impacto rápido y generalizado en el corto y mediano plazo, en términos de ingreso y ocupación, inclusión social,territorial y de sustentabilidad. Algunos destinos turísticos, así como empresas y agentes de servicios turísticos están plenamente insertos en la economía global, sin embargo, el mismo sector turístico representa un potencial de desarrollo más amplio en el extenso territorio de una región, para lo cual tiene que resolver un gran reto desde la perspectiva del desarrollo productivo local orientado a los mercados subregionales o regionales, basado en el aprovechamiento de activos locales.

Es por ello que distintos actores sociales (gobierno, empresas privadas, académicos, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales, representantes de pueblos originarios, entre otros) demanden que el turismo sea una palanca de desarrollo. No obstante, primero se debe reflexionaren qué tipo de desarrollo se desea en cada territorio y en cómo alcanzar el objetivo de impulsar el desarrollo de distintos sectores productivos de toda una región reagrupando sus capacidades productivas y asociativas para el despliegue del turismo en todas sus dimensiones. Si bien, no existe una fórmula para encadenar los sistemas de producción local en una región, si se pueden sugerir algunas recomendaciones generales en cómo podrían coadyuvar para aumentarla rentabilidad social, la distribución de beneficios y el cuidado del entorno:

  • El turismo es una actividad que agrupa una mezcla de distintos sectores. Donde el turismo no llega a reemplazar a las actividades que se han realizado por generaciones pasadas, sino a agruparlas e impulsar a las ya existentes así como a fortalecer los valores simbólicos, étnicos, culturales y ambientales de la zona.
  • El turismo reconoce que cada territorio cuenta con un contexto en distintas dimensiones: histórico, político, cultural, económico, social, étnico y ambiental; si bien, cada territorio persigue distintos objetivos de rentabilidad, distribución y cuidado del entorno, actualmente la planificación del turismo persigue la inclusión social, el desarrollo territorial y la sustentabilidad a través del trabajo cooperativo de toda la cadena de valor.
  • El turismo cuenta con distintos enfoques de desarrollo, por lo que considerando que no existe un único tipo ideal, sino un conjunto de varias formas que se pueden empalmar o integrar, es importante que los actores locales y regionales definan el tipo de desarrollo turístico que desean de manera colegiada o en comunidad para alcanzar beneficios en común.
  • El turismo aporta un enfoque de coordinación regional que promueve la interacción de los actores gubernamentales, académicos, de la sociedad civil y empresarial, que comparten experiencias y contribuyen a la identificación de áreas de oportunidad de toda la cadena de valor en las que puedan materializarse los propósitos de su desarrollo turístico.
  • Finalmente, el turismo permite observar este gran crisol de distintos sectores que interactúan en una localidad, ya que cada agente contribuye en aumentar: el valor global del producto turístico, el grado de cooperación social-empresarial y la participación de los distintos actores dentro de la industria, resultando en una mayor o menor satisfacción de la experiencia turística.